COVID-19. Abrimos las fronteras. Leé la información acá.

Buscá en la Ruta Natural

Acá vas a poder buscar en la página de la Ruta Natural el contenido que querés encontrar

Buscar:

Ruta de la Puna

Catamarca, Jujuy, Salta

Volcanes, salares y desiertos de colores a más de 3 mil metros de altura despliegan postales increíbles.

A través de paisajes espectaculares y pueblos detenidos en el tiempo, la Ruta de la Puna te invita a descubrir una de las regiones más sorprendentes de Sudamérica con escenarios que parecen de otro planeta. 

A través de paisajes espectaculares y pueblos detenidos en el tiempo, la Ruta de la Puna te invita a descubrir una de las regiones más sorprendentes de Sudamérica con escenarios que parecen de otro planeta. 

Como descubrirla

La mayoría de los destinos de la Puna son inhóspitos y alejados de grandes centros urbanos, ideales si querés vivir un viaje de aventura intenso. Se suelen visitar en excursiones con guía o expediciones que parten de Ciudad de Salta, San Salvador de Jujuy o San Fernando del Valle de Catamarca como también desde las localidades turísticas de la Quebrada de Humahuaca. Deslizá para descubrir más.

San Salvador de Jujuy. Con buena conectividad terrestre, esta ciudad es el punto de partida para que recorras la Quebrada de Humahuaca y pases de los valles a la altura de la Puna. Cerca de Purmamarca y por la Cuesta de Lipán, podés llegar a las famosas Salinas Grandes. Al norte de la provincia se destacan la Laguna de los Pozuelos y el Valle de La Luna jujeño en Cusi Cusi.

 

Salta Capital. En medio de valles verdes esta ciudad es la puerta de entrada a la Puna salteña. A través de la Quebrada del Toro y por un camino de asfalto, la RN 51 trepa hasta los 4 mil metros de altura en San Antonio de los Cobres. Desde esta localidad podés conocer el Viaducto la Polvorilla por donde pasa el famoso Tren a las Nubes, y los maravillosos salares y volcanes de Tolar Grande.

 

San Fernando del Valle de Catamarca. Desde el sur, el portal de la Puna catamarqueña es Antofagasta de la Sierra. Esta localidad turística está a 509 km de Tucumán y a 551 de San Fernando del Valle. Para llegar, el paisaje ya es un atractivo en sí mismo: vas a cruzar cuestas y caminos escénicos difíciles de olvidar. La Reserva Laguna Blanca y el Campo de Piedra Pómez son los imperdibles de esta zona. 

Cómo llegar y moverse

Con buena conexión aérea, las ciudades capitales de las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca y Tucumán son las puertas de entrada a la Puna.

Los caminos secundarios se pueden recorrer en vehículos altos o 4x4, pero como las distancias son largas y las zonas de altura muy agrestes, lo ideal es que realices estos recorridos con guías locales o con prestadores de turismo que hagan estas excursiones en sus propios vehículos y se encarguen de toda la logística. Casi no hay servicios de ómnibus en la zona.

 

Dónde dormir

Hay buena oferta de alojamientos en las capitales de las provincias. 

Una vez en la Puna, tené en cuenta que los pueblos son chicos y ofrecen hospedajes sencillos que van desde hosterías a casas de familia que reciben huéspedes. También hay propuestas de turismo comunitario y refugios municipales.

 

Cuándo ir

Lo mejor es que viajes en la época seca: de abril a mayo o de octubre a noviembre. La temporada de lluvias generalmente es de diciembre a marzo y algunos caminos pueden volverse intransitables. 

Por la altura, las temperaturas suelen ser muy bajas en invierno e incluso en las noches de verano. Llevá abrigo. Si querés observar aves, consultá el calendario de naturaleza.

 

Tené en cuenta 

Dado el contexto sanitario, averiguá con tiempo qué requisitos de acceso tiene la provincia que elijas. Algunos atractivos pueden tener cupos que deben solicitarse con anticipación. 

 

La mayoría de los destinos son agrestes y deben ser visitados en excursión con guías y prestadores habilitados. 

 

La altura, las distancias, el estado de los caminos y la gran amplitud térmica son desafíos que requieren experiencia y planificación.

 

Si viajás por tu cuenta, llevá mapas descargados en el teléfono o en papel (en la mayoría de los lugares no hay señal de celular), dinero en efectivo, asegurate de tener el tanque lleno y consultá el estado de la ruta y el pronóstico del clima, especialmente en época de lluvias (de diciembre a marzo) cuando algunos caminos pueden volverse intransitables. Recordá que los caminos en la Puna son complejos.

 

Tomá precauciones contra el mal de altura, la insolación y la deshidratación. Hay más consejos acá.

 

Importante: no viajes en condiciones de fatiga física o mental. Se desaconseja la visita a zonas de altura a personas con problemas cardiovasculares y/o alta o baja presión.

Navegá por la ruta